Al vuelo

A mi amigo Javier Picos
Hay días, momentos, en los que uno daría cualquier cosa por perderse en un abrazo profundo, en un abrazo de esos en los que los ojos se cierran involuntariamente, en los que el corazón parece dejar de latir por unos segundos. En los que el tiempo pierde su valor y se detiene sin que nada ni nadie sea importante. Apenas son fracciones de segundo, un instante impreciso que vacía todo lo que nos rodea llenándolo del oscuro silencio que nos consuela. Realmente somos seres solitarios, todos los somos. Lo somos porque guardamos demasiadas cosas dentro que, por unos motivos u otros, no podemos compartir con nadie, demasiadas. A veces, la mayoría de las veces, uno no necesita explicar lo que le sucede, lo que siente, lo que le arrebata la conciencia y el estado de ánimo. Basta un abrazo,sólo un abrazo y todo parece volatilizarse, evaporarse en esa sensación de cobijo sin pautas, sin preguntas, sin respuestas, sin explicaciones. La gente auténtica sabe qué son, cómo y cuándo dar esos abrazos, la gente auténtica capta tus sentimientos al vuelo. Y, al vuelo, te hacen sentir bien; sin explicaciones, sin esperar nada a cambio, sin reproches, sólo con su abrazo y una sonrisa. Como si no hubiesen hecho nada, como si su consuelo, su "estar" no tuviera el más mínimo valor, abren sus alas y despegan a un nuevo destino, rápidos, al vuelo.

© Antonia J Corrales
*Del espacio radiofónico "Desde el pico del águila" Radio Villalba, magazine matinal: "Calle real"Emisión 20 de noviembre de 2008

2 comentarios:

Juanma dijo...

¿Sabes, Antonia? Mi blog es aún un blog bebé, pero me tiene enganchado. A veces, cuando suceden encuentros como éste, cuando descubro un blog nuevo como el tuyo (de alguna manera es como si Andrés nos hubiera presentado), lo siento como un abrazo que se dan dos personas que recién se acaban de conocer. Esos abrazos sientan bien.
Un abrazo, un beso y una sonrisa. Probablemente con eso sea suficiente para ir tirando...
Lo dicho: para tí un abrazo, un beso y una sonrisa.

Antonia J. Corrales dijo...

Gracias Juanma por esas estupendas palabras. Suficiente, dices, más que eso...
Andrés es un gran tipo, y ya sabes el dicho popular: Dios los cría y ellos solitos se juntan...
Encantada estoy de conocerte. Ya he añadido tu enlace al blog.Me ha costado porque soy torpe con la red, de veras, muy torpe, pero ahí estamos.
Besos, muchos,
Antonia J Corrales