En Navidad los escritores también trabajan :)))




¡Felices fiestas!



No olvidéis que sois observados por un escritor/a, y que todo lo que hagáis puede ser reflejado en cualquier novela, relato, poema o artículo de opinión. Yo que vosotros tendría cuidado con las copas, las comidas y los chistes :))))) en estos días.

Se os quiere

Más de 15.000 libros vendidos...

Tercera edición de "El violinista de Mauthausen", más de 15.000 libros vendidos desde su publicación en noviembre




En los próximos días llegará a las librerías la tercera edición del libro "El violinista de Mauthausen", del escritor Andrés Pérez Domínguez, esta obra, Premio de Novela Ateneo de Sevilla 2009, está siendo uno de los éxitos del otoño literario en nuestro país. La mezcla de intriga, aventura, espionaje y el hecho de que sea una de las primeras novelas que trata el drama de los republicanos confinados en el campo de concentración de Mauthausen está convirtiendo a esta obra editada por Algaida en un éxito de ventas.

A propósito del campo de concentración de Mauthausen, según palabras del propio autor, "se han escrito muchos ensayos, pero casi no se ha tratado el tema en la ficción, y al abordarlo desde esta perspectiva, es una manera de llegar a un público más amplio y que más gente conozca esta tragedia en la que murieron tantos españoles".Desde agosto de 1940 hubo grupos de republicanos españoles que fueron trasladados al campo de concentración, al que se le comenzó a conocer como "el campo de los españoles". En total entre 1940 y 1945 pasaron por Mauthausen cerca de 10000 españoles, de los cuales fallecieron en torno a 7.000. Por tanto "El violinista de Mauthausen" , ademas de sumergir a los lectores en el París ocupado por los alemanes, en el Berlín en ruinas después de la Segunda Guerra Mundial, sirve para dar a conocer a los lectores una parte de nuestra historia que para muchos era desconocida y que a tenor de los más de 15.000 ejemplares vendidos, interesa y mucho en nuestro país.

Reseña de la obra
En París, una pareja está a punto de casarse en la primavera de 1940, pero la Wehrmacht invade Francia y él, republicano español exiliado, es detenido por la Gestapo y enviado al campo de exterminio de Mauthausen. Ella colaborará con los servicios secretos aliados, dispuesta a cualquier cosa para salvar la vida de su prometido. Entre ellos, un ingeniero alemán que ha renunciado a su trabajo en Berlín para no colaborar con los nazis, se dedica a recorrer Europa con un violín bajo el brazo. Muy pronto, las vidas de los tres se entrelazarán para siempre. El violinista de Mauthausen es su historia. En París ocupado por los alemanes, el Berlín en ruinas después de la Segunda Guerra Mundial y el campo de exterminio de Mauthausen son los principales escenarios donde se desarrolla un relato que mezcla intriga, aventura, espionaje, Historia y romance, que atrapará al lector desde la primera página.


“Un escritor capaz de imaginar historias que parecían ajenas a la ficción española, sin abandonar ni los escenarios reconocibles ni el empeño en conseguir una decidida palpitación literaria”.


José María Merino

El autor
Andrés Pérez Domínguez (Sevilla, 1969), es autor de las novelas El síndrome de Mowgli (2008), El factor Einstein (2008) y La clave Pinner (2004), de las colecciones de cuentos El centro de la Tierra (2009) y Estado provisional (2001), el relato Ojos Tristes (2001) y de las novelas cortas Los mejores años (2002) y Duarte (2002).Su obra ha obtenido más de un centenar de reconocimientos en distintos géneros, entre otros, el premio Luis Berenguer de Novela, los premios Max Aub, Elena Soriano, Ángel María de Lera, José Calderón Escalada y Gaceta de Salamanca de Cuentos, o los premios José Luis Castillo-Puche y Tierras de León de Novela Corta. Ha sido colaborador de varios medios de comunicación, como Punto Radio, Onda Cero y El Correo de Andalucía.

La voz de algunos ángeles caídos


Es probable que Luzbel no quisiera ser igual que el "creador", que no buscase la sabiduría, ni necesitase ser poseedor de ella. Tal vez, el Ángel Caído, sólo buscaba justicia. Equiparar sus derechos a los de su dios. Un dios que se erguía con la posesión de la verdad dejando de lado las miserias de sus súbditos. Totalitario, tan dictatorial que le desterró por intentar demostrarle que no estaba en posesión de la verdad. Que no se avino a escuchar sus derechos, que no quiso saber de sus penares. Un dios que sólo se amaba a sí mismo. Sin embargo, Luzbel, no supo encauzar el pleito. Cometió un defecto de forma y fue expulsado del Reino de los Cielos y enviado a la Tierra, donde los mini dioses de barro, burdas copias de la inexistencia divina, despliegan sus cetros a diestro y siniestro. Prohibiendo: desterrando, desposeyendo, lapidando, injuriando, matando, calumniando, sin que ello les suponga más castigo que la aplicación de una ley que la mayoría de las veces no se aplica por aleatoria, por subjetiva, por convenida a lo político o lo económico. Preñada hasta las trancas de vacíos, de agujeros negros que se tragan a los más débiles, a los más incultos, a los más nobles, curiosamente a los más justos; los desheredados de siempre.

Este mundo, evidentemente, sin ningún tipo de dudas, debería ser del diablo, pero no lo es. Ahora es de todos aquellos malnacidos que no sabiéndose dios, intentan serlo por encima de todo. Ellos le han ganado, por goleada, la partida al Ángel Caído. A su lado esta figura simbólica se asemeja al pobre Shin chan. Seguramente él, Luzbel, sería más benévolo, más “empático”, más justo. Pero aquellos que fueron enviados después que él a este infierno que llamamos vida, le comieron las entrañas. Son los que hablan siempre por encima de los demás, que imponen sus leyes, sus creencias, sus dioses, sus mentiras como verdades. Aquellos que amparados por la ley, por el olvido, por el cansancio, por el dolor, masacran de mil formas y maneras a los hombres y mujeres de justicia, de una justicia y una libertad que cada día está más desvirtuada, que cada día, es más vacua, miserable y aleatoria. Son aquellos que creen que nadie, nunca, será capaz de decir: ¡basta!, que nadie tendrá arrestos para, como ellos han tenido, “vender su alma al diablo”. Sin embargo, la historia, algunas veces, suele repetirse sin tener en cuenta a dioses o diablos y te sorprende con un jaque mate inesperado. Es entonces cuando el dios se convierte en diablo y el diablo en Dios, como, posiblemente, sucedió en El Comienzo, como sucede, demasiadas veces, en la actualidad.

Quizá, vender el alma al diablo no sea lo que nos han contado. Tal vez, Dios, no sea tan dios, ni el diablo tan diablo. A veces, para defender tus derechos, es lícito pactar con el diablo ya que Dios, curiosamente, suele desentenderse de los que debería proteger. Tal vez sea porque le recuerdan a un justo y reivindicativo Luzbel. Tal vez.
© Antonia J Corrales




Catorce historias escritas con carmín rosa


Me complace comunicaros que un grupo de siete escritoras alicantinas, entre ellas mi amiga Maribel Romero, acaban de publicar EL PINTALABIOS, un libro original y atractivo con catorce relatos que no dejarán indiferente a nadie y en los que podréis encontrar lo más selecto de la vida. En ellos hay pasión, mentiras, secretos, misterio y amor. Todo aderezado con sus mágicas plumas y un toque de pintalabios rosa fuerte, tan evocador y mágico, como el aleteo de un deseo prohibido. Os dejo el enlace del primer sitio en donde podéis encontrarlo, por ahora, porque en breve estará en todas las librerías. No os lo perdáis, es un consejo :)), un buen consejo:)

http://www.visionlibros.com/detalles.asp?id_Productos=10169

Las autoras son:

Rafaela Lillo, Manuela Maciá, Paqui Pérez Gallego, Maribel Romero Soler, Teresa Rubira Lorén, M.ª Ángeles Salas Moneo y M.ª Mercedes Tormo Muñoz

Programa de radio MEJOR CON UN LIBRO

MEJOR CON UN LIBRO emite hoy.
Escúchanos de 6 a 8 de la tarde en 107.3FM y Onda color.org.
Intervendrán Fran Vázquez (editorial Aladena), León Asuero y Antonia J. Corrales.
Jorge Magano que nos hablará de Fabuland en el libro de la semana.
Y todavía hay más... ¿te lo vas a perder?
Puedes escucharlo a través de Internet en:    www.ondacolor.org

Comunicado de prensa. Editorial ALADENA

Os dejo el enlace de la página de prensa de la Editorial ALADENA, en ella podéis ver la reseña de prensa sobre mi nueva obra y un adelanto del tema que toca en sus páginas.


http://blog.editorialaladena.com/2009/10/26/editorial-aladena-ficha-a-antonia-j-corrales/

Amenábar dice que faltan buenas historias. ¡Ja!


Alejandro Amenábar, quien me sorpendió y encandiló con "Los otros", dijo, hace unos días, que la crisis del cine español está en los guiones , porque faltan buenas historias.

Y digo yo, ¿ Amenábar no lee novelas españolas?, ¿ habrá que decirle un "mire usted"?

Creo que sí, que habrá que decírselo, porque la literatura española, ACTUAL, está repleta de novelas fantásticas de todos los estilos que encajarían a la perfección en el celuloide con el toque preciso de un buen guionista, algunas casi ni precisan ese toque.


A veces hay que mirar alrededor, señor Amenábar. Yo, desde mi tribuna pública le invito a que "pierda" un poco de tiempo y se dé una vuelta por las librerías, bibliotecas y las páginas literarias al uso. Allí encontrará más de un título que bien podría y merecería ser llevado a la pantalla.

O,¿ aún seguimos en "Bienvenido Mister Marshall?


Le invitaría a que leyese no solo mis títulos en el mercado sino más de uno de mis compañeros de letras, de los que estoy segura ni tan siquiera conoce su existencia, después me encantaría debatir con usted la calidad de los mismos para el celuloide y la mano del guionista. Aunque claro, estamos hablando de literatura española y, en España ,eso es "complicado". ¿Lo es para usted?



Antonia J Corrales

Noticia de alcance

La editorial ALADENA, tras unas largas y duras negociaciones, se ha hecho con los derechos de publicación de mi tercera novela. El próximo 2010 estará en la calle.



En ella encontraréis mi consabida crítica social y una carga importante de ironía acompañada de ese humor ácido que nos hace sonreír y pensar. También sentimientos, muchos sentimientos y una intriga emocional en la que muchas mujeres y algunos hombres (sólo los elegidos) podrán verse reflejados. El calificativo que yo le daría no es muy literario, más bien al uso: bonita, una historia preciosa cargada de buena literatura, como la han definido los pocos que la leyeron en su momento. Con unos personajes reales en donde el héroe o el villano pueden ser el vecino de enfrente. En donde cualquiera, hasta el más cercano, es un desconocido. En donde descubriremos que desde que nacemos renunciamos a demasiadas cosas, incluso a nosotros mismos, y que a veces esa renuncia no debe darse porque nos hace ser diferentes a quienes somos, traicionarnos,y nos convierte en seres infelices.


Os dejo el adelanto de lo que será el book trailer, aderezado con la magnífica canción de mi amigo, compositor y músico, Antonio Horcajo.

video





El euro de la ministra y las chuches de Rajoy

Después de escuchar la declaración, aclaratoria, de la ministra de economía sobre la subida del IVA, hecha, se supone, para que "naide" se asuste, porque "no es pa tanto la cosa" una sigue pensando que piensan que somos tontos. Uy, me parezco a Magdalena Álvarez en sus mejores tiempos lingüísticos. Salgado dice que comprando una falda o una camisa, no estoy segura de la prenda que citó, eso sí, su valor era de 40 euritos, sólo pagaremos un euro más de IVITA. Todo un chollo, qué barato. Lo que no ha tenido en cuenta la señora ministra de economía, porque quizá no esté puesta en estos asuntos, su señoría lleva temas más importantes, menos mundanos en el bolso, es que al mes, los ciudadanos, los contribuyentes,compramos el pan, la leche, los manda huevos de Trillo, la carne y el pescado... y todo eso centimito a centimito, eurito a eurito es un buen piquito que se ha estimado en unos 100 euros mensuales más en la cesta de la compra. Manda huevos, señora Salgado, ¡¡manda huevos!! La mayoría, Señora Salgado, vemos de lejos esa falda o esa camisa de 40 euros, dios mediante 41. Y como no encontremos un guión al estilo pretty woman, me temo que lo llevamos crudo para enfundárnosla y no precisamente por comer las chuches de Rajoy.





¿Cómo definir la política económica? Busquemos un seudónimo, que se nos da muy bien

El sábado fue un sopapo con la cruda realidad, ésa que vemos todos los días en los telediarios, en la prensa escrita, en los debates televisivos o en los programas documentales que recorren las capitales, pueblos y aldeas de la península trayéndonos a casa historias que al ser vistas desde un sofá, escuchadas frente del volante de un coche o leídas junto a una cerveza, nos llegan pero se nos hacen lejanas. Es lo que tiene esto de la información ajena, que parece que nunca te va a tocar a ti.

Recorrí varias galerías, varios centros comerciales que albergan locales al uso, bares y calles. Pude vivir en primera persona el cierre casi masivo de negocios que antaño funcionaban bien y en los que sus dueños, pequeños empresarios, habían invertido ilusión, esfuerzo y años de trabajo. Pequeños empresarios que dieron de comer a muchas familias, pequeños empresarios que pagaban impuestos que a su vez hacían crecer las arcas del estado español, esas arcas de las que salió el superávit que teníamos tiempo atrás. Los locales, lejos de ser ocupados por otros emprendedores suicidas, exhibían un gran letrero: se vende, se traspasa, se alquila. Otros, aún estaban en proceso, en un coma irremediable y luchaban por salir de él liquidando a precio de saldo todo lo que les quedaba en el almacén y en tienda. Pero ni con la respiración asistida de las liquidaciones conseguían vender nada, porque los centros, las galerías, las pequeñas tiendas estaban vacías. Sí, no había ni dios. Ni tan siquiera gente mirando los escaparates.

En la puerta de uno de esos centros estaba un vecino. Un padre de familia, con dos hijos y mujer. La sombra de su hipoteca, del recibo de la luz, de la factura de los libros de texto… hondeaba sobre sus hombros. Se acercaba temeroso a algunos de los clientes que salían del centro comercial con la barra de pan en la mano. Pedía a sus vecinos lo que buenamente pudieran darle, mendigaba, y lo hacía en su pueblo, en su zona, donde todos le conocían desde siempre. Miraba la palma de la mano con nerviosismo, contando las escasas monedas que le iban dando, desesperado ante el resultado. Nervioso, peligrosamente nervioso. ¿Quién no lo estaría en su lugar? ¿Qué pensaría cualquiera de nosotros en su situación? ¿Qué seríamos capaces de hacer?

Seguiría con la cronología de hechos, de circunstancias que viví en una sola mañana, pero sería muy amplio, demasiado amplio y odioso.

Servidora no sabe de economía, no como los doctos en la materia, esos señores a los que confiamos más que nuestra cesta de la compra, toda nuestra vida, presente y futuro, incluso nuestra salud.

Como digo, una no sabe mucho de economía, pero sí el resultado que se produce al sumar dos más dos. (Aunque por lo que se va viendo, quizá el resultado de dicha suma dentro de poco sea 0) Hace poco tiempo se nos dijo que teníamos un superávit. ¡Qué cosas! Sabiendo la que se avecinaba, invertimos en cheques bebé, en deducciones por trabajo a cuenta ajena, en ayudas para alquileres… en un sinfín de cuestiones frente a las que no tengo nada que objetar, pero que se debían haber evitado, posponerlas para más tarde. Aunque claro, eso habría supuesto menos escaños. Entonces sobrevino la crisis financiera, una crisis que se sabía cercana ( lo sabía toda la peña menos nosotros, por eso, España, es diferente) y nos pillo en pelota picada. Sí mi memoria no falla, alguien dijo que España era uno de los países a los que menos afectaría la crisis. Y es que, señores, no nos engañemos, nosotros somos más listos, más guapos y más altos, además de tener un lenguaje plagado de sinónimos que dan a los políticos una oratoria estupenda, ininteligible pero eficaz. Le cambiamos el nombre varias veces, dependiendo del momento y todos tranquilos a ver el fútbol, más felices que las perdices, como en otros tiempos, sólo que con otras banderas.

Ahora, dicen que la única solución es seguir subiendo más los impuestos. Y esto desencadenará en lo mismo: el consumo bajará en picado, los pequeños empresarios continuarán cerrando negocios, el paro seguirá aumentando porque los grandes empresarios al ver que el consumo se reduce seguirán reduciendo plantilla… Todos los sectores: alimentación, vestido, productos de primer orden de consumo, de lujo, incluso el sector de las necesidades vitales, como las ópticas, los odontólogos, el gas, la electricidad… se verán afectados por la bajada del poder adquisitivo de los afortunados que aún siguen trabajando, porque a los parados no les llega ni para unas lentejas con carne y ellos han dejado de ser consumidores hace mucho tiempo, si no díganme ustede que se puede consumir con 400 euros al mes, que se lo pregunten a los jubilados, que de eso saben un poquito.¿ Qué pasará cuando se les termine esa prestación?

Imagino y creo poder asegurar que en este país el 99% de los parados cambiaría sus 400 euros de mierda por un puesto de trabajo mil eurista. Dejaría el pico y la pala del famoso “Plan Ñ” que también ha salido de las arcas del Estado y del que también se habría podido prescindir durante un tiempo, por tener un trabajo fijo en cualquier empresa.

Los puestos de trabajo crean ingresos, los ingresos crean consumo y el consumo genera ingresos para el estado en impuestos sin necesidad de subir más los que ya tenemos.

Yo me pregunto, desde mi ignorancia económica, ¿qué va a pasar si el paro, como se prevé sigue subiendo? ¿De dónde se va a sacar el nuevo déficit económico que se producirá si esto sigue así? ¿ Qué pasará cuando los miles de parados que cobran los cuatrocientos euros pierdan la prestación? ¿ De dónde o de quién va a seguir recaudando el Estado?

Ya les digo: 2+2: 4 ó lo que es lo mismo: trabajo = consumo. Consumo = ingresos. Ingresos = déficit 0. Creo que no es tan difícil entenderlo. ¿O sí?

Habría que irse planteando ejercer el derecho a voto en este país bajo una lente diferente a los estandartes políticos. Habría que hacerlo desde el punto de vista de los maestros de escuela: tú vales, tú no vales. Y si no vales te suspendo, seas quién seas, y digas lo que digas.

Y de la mano del punto y final, no quiero dejar de decirle al señor Rajoy que a los españoles no nos preocupa que suban las chuques, sino el no poder comprar ni una barra de pan o ver como un vecino de toda la vida no tiene para comer, ¡para comer, señor Rajoy! , porque les pagamos a todos ustedes, entre otras muchas cosas, para comer todos los días caliente. Les pagamos de nuestros impuestos, esos que les permiten a todos viajar de un lado a otro y tener en su presupuesto muchos gastos con los que hoy comerían muchas familias que en la actualidad no tienen ni tan siquiera un techo decente donde cobijarse. Le pagamos para que debatan y obtengan resultados positivos, para que no jueguen con nuestro presente y nuestro futuro. Sí señor Zapatero, muchos no somos tan tontos como usted cree. Y créame, de aquí aún tiempo es posible que seamos menos, porque el hambre y la carestía activan el intelecto. Y si no me cree dé una vuelta por los libros de historia, encontrará pruebas de ello. Después, átese los machos, siéntense a debatir con los empresarios y olvídese de los planes Ñ, Q, o L.

El hambre levanta a los muertos, no lo olvide, señor Zapatero, no lo olvide.



© Antonia J Corrales

El alfabeto sagrado (Temas de hoy)


El pasado martes, 8 de septiembre, en el restaurante Aladino, Madrid, tuvo lugar el almuerzo de prensa que la editorial Temas de Hoy organizó para presentar la novela de Gemma Nieto : El alfabeto sagrado

Más Allá de la Ciencia, como es habitual, no faltó a la cita cultural y envió a servidora para cubrir la noticia. En breve, los lectores de la revista, dispondrán de una entrevista de la autora que promete ser muy interesante y tal vez polémica, tanto como el argumento de su obra.

Durante el almuerzo la autora, Gemma Nieto, explicó a los numerosos medios de comunicación presentes, el arduo proceso de investigación que siguió antes del desarrollo ficticio- literario de la historia, que duró dos largos años a tiempo completo, e hizo un esbozo, muy bien calibrado, sobre los mandeos. Dio a conocer sus orígenes; su cultura, su religión y la persecución que sufren desde hace siglos. Esta persecución, injusta y desmedida, fue lo que llevó a Gemma Nieto a profundizar en la historia de esta minoría religiosa, que hoy sobrevive a duras penas entre Irán e Irak , y a conocer uno de sus mayores tesoros: El abagada ; su alfabeto.
Para los mandeos su alfabeto es sagrado y mágico. Tan perfecto como una circunferencia y tan poderoso como puede ser el conocimiento del Principio de los tiempos y el fin de los mismos. Pero no solo en su alfabeto se palpa la magia de este grupo religioso gnóstico; su profeta, su último profeta, Juan el Bautista, contradice parte de las creencias que sustentan los cimientos de la Iglesia Católica. Pone en tela de juicio la figura de Jesús como el verdadero redentor, y afirma que Herodes, en la denominada “Matanza de los inocentes”, buscaba a Juan el Bautista, no a Jesús. ¿Será ésa una de las razones de su persecución?
Les recomiendo la lectura de esta novela de ficción con una base histórica tan real que pone los pelos de punta, no sólo por todo lo que nos descubre, también por su magnífica prosa: estructura, documentación y la reivindicación social, cultural y religiosa que encierran sus páginas. Tal es el trabajo desarrollado que el poso que deja en el lector está impregnado de curiosidad y admiración por los mandeos.

Es previsible que algunos sectores conservadores se rasguen las vestiduras al leer parte de esta historia real novelada. Estamos acostumbrados a que suceda, a que la historia, parte de ella, se omita por diferentes motivos; que no razones. Aunque siempre quedan intelectuales como Gemma Nieto que invierten su tiempo en darnos a conocer esos rincones oscuros en donde una vasija de barro puede encerrar un saber tan poderoso como para que sus cofrades sean perseguidos y aniquilados.
Para más información consultar el blog de la autora: http://elalfabetosagrado.blogspot.com/

© Antonia J Corrales


Más allá de la Ciencia

Este mes, en el número 247 de la revista "Más allá de la Ciencia" en :"La cultura", página 97, podéis leer la entrevista que le he hecho a Claudia Casanova sobre su libro "La tierra de Dios" ( Planeta) . Además encontraréis un amplio abanico de reportajes y artículos de lo más interesantes.

MANERAS DE VIVIR

Os la dedico a todos. Como no he podido colgar directamente el vídeo os paso el enlace. Qué disfrutéis!! Espero que os cargue las pilas como me sucede a mí que me identifico totalmente con su letra :)

http://www.youtube.com/watch?v=UuAsIv-SFXg

Entrevista a Clara Tahoces

Aquí tenéis el vínculo de la entrevista que hice a Clara Tahoces sobre su última novela "El Otro" para Ciberanika. Interesantes respuestas.
http://www.libros2.ciberanika.com/desktopdefault.aspx?pagina=~/paginas/entrevistas/entre398.ascx

En la página de Ciberanika: http://www.libros2.ciberanika.com/ también podéis encontrar más entrevistas.

Artículo en 20minutos.es

http://www.20minutos.es/noticia/475436/0/escritores/protestas/derechos/

No os perdáis el artículo que ha escrito David Yagüe en 20minutos.es.
Gracias,David, por darnos cabida en tu medio de comunicación y ajustarte a nuestras declaraciones de forma objetiva.
Antonia J Corrales

El violinista de Mauthausen


Mucho antes de conocerle había tenido el placer de leer su novela “El factor Einstein” , entonces, él, ya tenía una larga trayectoria profesional que servidora aún no había andado, pero que se palpaba en cada uno de los párrafos de aquella que era ya su segunda obra publicada, que no escrita. La primera fue “ La clave Pinner” , después llegó “El factor Einstein” y más tarde “El síndrome de Mowgli”, éste último fue el segundo que escribió pero, por esas cosas del destino, que en este mundo editorial suelen ser, a veces, más extrañas e inexplicables que un Expediente X, fue publicada en tercer lugar.
Dicen que los escritores somos una especie diferente, capaz de vivir mil vidas, de sentir más allá de esta dimensión, de licuarnos en las páginas de las historias que escribimos y de aquellas que nunca llegamos a escribir y que, como algunos de nuestros sueños, quedan suspendidas en el tiempo y el espacio, dando vueltas de vez en vez por nuestras libretas de apuntes o en algún archivo del ordenador. Algunos comentan que tenemos una mirada especial, que cala, que acaricia, que observa de lejos, casi estática, las expresiones, los gestos y los sentires de los que nos rodean, para más tarde , como fotógrafos del lenguaje, plasmar todo aquello que hemos visto, sentido o intuido en las páginas de nuestras obras. Yo conozco a uno de ellos: Andrés Pérez Domínguez. Él, ciertamente, es de otra especie. Como todos y cada uno de los personajes centrales de sus obras. Personajes que nos arañan el corazón, que nos hacen jirones el alma. Ésos a los que él define como perdedores, pero que el lector siente como los auténticos héroes de la vida, porque los héroes nunca ganan nada para ellos, todas sus batallas son libradas por y para los demás.

Cuando tuve acceso a la noticia, me encontraba leyendo “ El Centro de la Tierra”, el último libro publicado de Andrés. Un libro de cuentos, género éste en el que mi amigo es todo un maestro, y no solo por los premios en su poder que lo atestiguan, sino por la calidad literaria y argumental que recogen cada una de sus historias. Sabía, desde hacía tiempo, que andaba sumergido en una nueva novela –habíamos hablado sobre ello y sobre mi parón literario, incluso recibí más de un rapapolvo de su parte por mi estado sabático- , cuando la terminó me avisó y leí su magnífica entrada en el blog sobre el punto y final. Su título es: “ El violinista de Mauthausen” novela que se ha erguido como ganadora por unanimidad absoluta del jurado del Premio Ateneo de Sevilla 2009.
Andrés, sigue siendo de otra especie. Le emociona y alegra el premio, pero lo que más le ha llegado ha sido la respuesta de sus amigos, el compartir un galardón merecido, trabajado y esperado por todos los que le leemos. Si ustedes aún no han leído a Andrés Pérez Domínguez, no pierdan el tiempo más, “El violinista de Mauthausen” estará en breve- creo que en octubre- en las librerías, pero para ir abriendo boca, les sugiero que compren cualquiera de sus títulos, no se arrepentirán.

¡Enhorabuena, amigo! éste, sin lugar a dudas, es el principio de muchos reconocimientos. Tú y yo sabemos que las tormentas se pueden crear, pero al final la madre naturaleza se impone sobre la “Ciencia”, la prueba de ello es tu laureada, transparente y trabajada carrera de escritor.
Antonia J Corrales
Para los que quieran saber algo más sobre Andrés Pérez Domínguez les dejo la dirección de su blog: http://laseparata.blogspot.com/

Algunas cosas no hay dios que las cambie

Este artículo fue emitido en el magazine matinal de Radio Villalba "Calle Real", espacio radiofónico " Desde el pico del águila" el 22 de marzo del 2007.
Como verán ustedes, desgraciadamente, sigue siendo de máxima actualidad, igual que las obras :)

Sería estupendo levantarse una mañana y al encender la radio, el televisor o leer la prensa, comprobar como la plantilla de frikis al uso nos da un descanso y se pierde en las islas Seichel por un largo periodo de tiempo. Ver que las fotos de desnudos, acordados o robados, que para el caso es más o menos lo mismo, no ocupan los espacios de noticias destacadas. Saber que los juzgados no tienen exceso de cupo, y que las querellas del “famoseo y el frikeo”, ya no causan daños colaterales a los ciudadanos colapsando los juzgados. Que los jueces ya no están para esos temas de cuernos, desavenencias y peleas familiares sin sentido y aberrantes, de cuyas exposiciones, incisos o venias sus señorías deben estar hasta los mismísimos.

Sería un descanso dejar de ver siempre a los mismos en los mismos programas, contando lo mismo a todas horas. Porque la mayoría de las veces las declaraciones, las opiniones y los comentarios de estos personajes son tan rutinarios que uno confunde la realidad con la ficción, una realidad y una ficción demasiado rocambolesca e inaudita.

Sería estupendo que, también, los políticos dejaran de dar tumbos por los escenarios de los mítines, de las manifestaciones. De preocuparse por el perfil idóneo, por la ropa adecuada, por el gesto preciso, por la sonrisa o el grito de guerra más popular y beneficioso. Sería de ley que dejaran de divagar, de rescatar lo funesto del pasado y comenzaran a trabajar por el bienestar y la justicia de todos, sin buscar la medalla con la que condecorarse individualmente. Sería lo propio que trabajaran como se trabaja dentro de las familias, en grupo. Como en “Fuenteovejuna”, todos a una. Que, como en el deporte, el mejor de ellos se subiera al podium y el menos bueno, que no el peor, aplaudiera satisfecho de haber participado en esa ardua y difícil labor que es gobernar bien y en justicia un país. Sería gratificante y esperanzador ver como los que se quedan en un puesto más retrasado toman notas de sus errores y aciertos e intentan superarse así mismos sin necesidad de echar por tierra el trabajo de los demás; como hacemos la mayoría de ciudadanos.

Sería estupendo ver como al menos una persona, le explica a esos personajes de creación reciente, que exponen sus miserias en los programas televisivos, que el momento de gloria no existe, que es una panacea más.
Sería, cuando menos un privilegio, dejar de escuchar a los comunicadores snob, que aprovechan cualquier momento para hablarnos de marcas de ropa: de productos alimenticios, de coches, de lugares de residencia; inalcanzables para la mayoría de los españoles, y de los que ellos hablan como si éstos fuesen estandartes del buen gusto y de la relevancia social dándole a sus palabras un énfasis inoportuno y excluyente.

Seria estupendo que alguien recorriera las filas de las oficinas del desempleo e hiciera encuestas diariamente. Así todos conoceríamos cuales son los verdaderos problemas de la gente normal, cual es la realidad social. Así, por lo menos, se sabría lo hartos que estamos todos de tanta crisis, tanto paro, tanta excusa de las patronales, de los sindicatos…, de tanta palabrería y… ¡tan poca efectividad!

Sería estupendo y beneficioso, para el colesterol, para la tensión arterial, para la acidez estomacal, para tener que hacer menos Tai Chi, menos Yoga, menos Pilates, para tomar menos ansiolíticos y, lo más importante: para conseguir dejar de fumar, que bajo muchas declaraciones, acciones publicitarias, convocatorias, programas de televisión, manifestaciones de supuestos intelectuales que se creen en posesión de la verdad, políticos, periodistas y un sinfín de personajes, se colgara un pie de foto que dijese:
Cualquier parecido con la realidad es una simple y desgraciada coincidencia.
© Antonia J Corrales
A pesar de todo, no olviden ser felices y disfruten del momento. !Feliz puente!

¡¡¡Mecachis!!!


Ah!!! que Carla Bruni ha venido a Madrid. Pues..., la verdad, no me había enterado.

Un encuentro de los muchos que tuve con mis lectores. Gracias a todos por estar allí, por transmitirme vuestros comentarios,vuestros interrogantes... !Gracias por "leerme"!

Y llegó la hora de firmar



La firma, las firmas, muchas firmas... Tantas que los ejemplares de "Epitafio de un asesino", se agotaron en las casetas y "La décima clave" le fue a la zaga. Fue una tarde increíble, tanto por la conferencia, las preguntas de los lectores, las firmas, como por la organización de la Concejalía de Cultura de Moralzarzal , a la que, una vez más, le doy la enhorabuena por esta feria del libro.


Conferencia Novela Policíaca

Una de las fotos de la conferencia que impartió Arancha Sánchez Apellaniz el sábado 25 de abril en el Centro Cultural de Moralzarzal. Tuvimos un lleno total y nos faltó tiempo, mucho tiempo para dar respuestas a los asistentes. Unos asistentes de lujo para cualquier conferenciante y escritor. Mil gracias a todos ellos y, sobre todo, a Arancha, que nos hizo disfrutar de una conferencia extraordinaria.

Leer un libro es vivir una historia " a la carta" Eliges y disfrutas a tu antojo, dentro de esa soledad tan compartida que sólo da la literatura.
© Antonia J Corrales

Nota de prensa

Mañana, junto a Javier Picos, director del magazín "Calle Real", estaré en Radio Villalba a las 12:30. Será un programa muy interesante en el que habrá un elenco de participantes que no podéis perderos. Todos ellos participan en la Segunda Feria del libro de Moralzarzal. Estáis todos invitados a escucharnos en el 107.4 FM o por Internet en :
Antonia J Corrales

Materia prima


En su discurso, Gustavo Martín Garzo, refiriéndose a los escritores, dijo: «no los veamos como seres excepcionales que se alimentan de ambrosías o del éter en que flotan los sueños, y respetemos un esfuerzo y un trabajo que no es diferente a los esfuerzos y trabajos de los otros oficios del mundo». Además añadió: «no queramos entrar a escondidas en sus tiendas y llevarnos lo que tan trabajosamente preparan» Extracto del artículo "Felicidades a los autores y editores" Revista Cedro Informa número 45. 23 de abril de 2009 página Web: http://www.cedro.org/inicio.asp


Es un placer escuchar y leer este tipo de declaraciones. Va siendo hora de que todos se enteren de que los escritores también comemos. Sí, como todo el mundo, aunque muchos se empeñen en que no lo hagamos como es debido o que ayunemos. En este día, yo me pregunto, ¿qué sería de la Cultura si todos los escritores hiciésemos una huelga indefinida? De la Cultura y de muchos otros sectores que dependen de nuestra materia prima. Porque detrás de un libro, no lo olviden ustedes, hay cientos, miles de puestos de trabajo.

!Feliz día del libro!


Antonia J Corrales

SEGUNDA FERIA DEL LIBRO DE MORALZARZAL


El próximo sábado, 25 de abril, de 18:00 a 19:00 Arancha Sánchez Apellaniz impartirá la conferencia: "Nuevas tendencias en la novela de suspense y policíaca". El acto se desarrollará dentro de las actividades culturales que organiza la Concejalía de Cultura de Moralzarzal en la segunda edición de la feria del libro. Dicha conferencia se impartirá en El Centro Cultural y yo asistiré como escritora invitada. Después habrá firma de libros en las casetas de la feria.

Arancha Sánchez Apellaniz firmará sus obras : " Cómo escribir relatos y novelas" " La abadía"

Por mi parte firmaré : " Epitafio de un asesino" y "La décima clave"

Estáis todos invitadísimos a la conferencia, la cual será muy interesante y amena. Finalizada ésta podéis hacernos las preguntas que queráis a Arancha y a mí. Sí, incluso las indiscretas, yo prometo contestaros a todas. También echarnos unas risas, que falta nos hace a todos. Pero, lo que más apreciaré, será veros allí, porque ya sabéis, vuestra amistad es lo más importante. Y, además, con el poco presupuesto que se destina a cultura en este país nuestro, es de agradecer que una Concejalía organice un acto como éste con tanta ilusión. Una de sus responsables es, Belén Martín Moreno, a la que agradezco personalmente el trato recibido, la atención prestada y el trabajo que desarrolla con tanto énfasis.

Si alguno quiere comprar los libros no tendrá problemas para hacerlo, habrá ejemplares en las casetas de las librerías que asisten al evento. Sé que muchos de vosotros habéis tenido dificultades para encontrar "Epitafio de un asesino", el sábado podéis adquirirlo.

Dentro de esta feria hay muchos actos interesantes que no podéis perderos. Aquí os dejo el enlace para que consultéis el programa:


¡¡¡Nos vemos en el camino!!!!

Antonia J Corrales

Desde lo más hondo del corazón...

Os dejo el enlace al texto que hice para el hermano de una gran persona y una gran amiga. Está dedicado a todos los enfermos de Esclerosis lateral amiotrófica. Lo puse en el blog hace tiempo, pero ahora, la revista de la Facultad de Málaga acaba de publicarlo, como siempre de una forma maravillosa, gracias a su magistral consejo de redacción y a su director, Prof. D. José Antonio Molero Benavides, una excelente persona y un gran amigo al que tengo el grandísimo honor de conocer hace años. Os recomiendo, si os gusta la literatura, la lectura de esta publicación:
http://www.gibralfaro.uma.es/

Mi texto: "Polvo de Hadas" podéis leerlo en la dirección:

http://www.gibralfaro.uma.es/antologias/pag_1510.htm

¡Qué ustedes lo disfruten!

Antonia J Corrales

Base económica capitalista

Para que unos pocos hombres tengan mucho, muchos hombres han de tener muy poco.
© Antonia J Corrales

Aquella Semana Santa en Chinchón





En aquellos años, servidor aún era joven, la fuente de ingresos del pueblo eran los cultivos de la vega del Tajuña: garbanzos, lentejas, ajos, girasoles, mazorcas de maíz, calabazas, melones, sandías y los olivos, que, como habrá visto, aún delimitan el horizonte con ese verde oscuro irrepetible. ¿Estará usted conmigo en que es un tono peculiar? —me inquirió. Asentí con un gesto afirmativo de mi cabeza—. Entonces, no teníamos donde llevar la sal y la pimienta sin que ambas se mezclaran en las alforjas con toda la comida y, por ello, ideamos esto —dijo levantando una caña hueca—. Vaciábamos la caña, le poníamos un corcho en el extremo inferior y la llenábamos de sal hasta la mitad. En la mitad hay un nudo que separa las dos partes. Después, poníamos la pimienta encima y tapábamos el otro extremo con otro corcho. ¡Así! —concluyó poniendo el tapón en el extremo inferior, y le dio sonriente la caña a una de mis hijas, a la más pequeña. Las otras dos miraban el artilugio como si éste hubiese salido de un libro de fábulas, de cuentos que narran historias en las que cualquier cosa, por insignificante que ésta sea, está llena de magia y misterio; es portadora de vida y prosperidad.
Ven ustedes lo simple que era la vida entonces —dijo clavando sus ojos vidriosos y glaucos en los míos. Mientras, yo, me dejaba llevar por el olor del tomillo, del romero, de la albahaca, de los cientos de manojos de hierbas aromáticas que colgaban del techo atadas por cuerdas de esparto, y que el hombrecillo, bajito y de piel limpia y morena, había recolectado y anudado con la misma cuerda de la que estaba hecho el cinturón de sus pantalones. Hiervas que constituían, junto a las ristras de ajos, las mazorcas de maíz, los girasoles, las calabazas secas y las legumbres, que aún medía con un celemín, la fuente primordial se sus ingresos.
Cuando entramos en el local, estaba sentado en una vieja silla de anea, la misma en la que le vi el primer día que entré en la tienda, hacía ya unos cinco años. Su lugar de trabajo y actitud no habían cambiado, tampoco el local que aún exhibía los mismos rincones repletos de aperos de labranza, ya en desuso. Los desconchones de las esquinas de las paredes y los claroscuros poseían el mismo poder que los encantamientos, haciendo que las historias de elfos, de hadas, de personajes que en apariencia sólo existen en la imaginación, tuvieran razón de ser, que fueran tan posibles, tan reales, como lo era nuestro asombro ante las sensaciones que un simple puñado de cultivos nos producían. Un local en el que los cristales de las ventanas de la puerta, cuarteados por madera reseca, estaban tapados con carteles taurinos antiquísimos; con anuncios de jarabe, de Quina santa Catalina…, incluso de algún que otro bando municipal de promulgado tres décadas atrás. Allí no había neones que reclamasen la atención de los turistas, ni números que indicaran el precio de unos artículos exentos de conservantes, colorantes o edulcorantes, ni máquinas registradoras, ni ordenadores. La instalación eléctrica estaba compuesta de un punto de luz del que se alimentaba la bombilla que pendía del casquillo y que alumbraba en los días oscuros y grises el centro del local. La tienda, ni tan siquiera tenía nombre. Le sucedía lo mismo a la bollería situada, como la tienda del anciano, en la plaza de Chinchón. Allí, los bollos, según nos dijo la panadera, una mujer robusta y lozana, tan limpia como su local, nos hizo saber que para pedir el producto que deseábamos bastaba con señalarlo, porque aún no había bautizado sus artesanales y exquisitos dulces. No por falta de padrino, que había tenido unos cuantos, sino porque, aquello, lo del nombre, no tenía importancia.
Mientras nos perdíamos por las calles empinadas, vestidas de miradores seculares, alfombradas de piedra, por las calles de un pueblo que aún conserva intacto el olor y la esencia del pasado, donde algunos de sus lugareños aún nos dan clases de vida, de esa vida que hemos olvidado vivir, otros hacían turismo espacial y su capricho copaba todos los informativos como si el esnobismo, el despilfarro de millones de dólares en unas horas, el capricho de un llamémosle “señor de la tecnología”, fuera una mención de honor en vez de una infamia, un insulto para los países que aún están en vías de desarrollo, para los cientos de niños que mueren por no tener una vacuna para combatir el sarampión, o penicilina para diezmar las terribles secuelas que puede producir una escarlatina sin tratar. Como si su despilfarro, con el que se podía diezmar de un plumazo la hambruna que asola a millones de personas en el mundo, fuese algo para loar en vez de repudiar.
Mientras presenciábamos la representación espectacular de La Pasión de Cristo, mirando suplicantes al cielo encapotado y que se mostró benévolo no dejando caer ni una sola gota de agua durante toda la escenificación, los terroristas suicidas seguían inmolándose en nombre de su dios. Mientras escuchábamos como la Iglesia Católica bautizaba a María madre de Jesús como la fiel defensora de las mujeres maltratadas, olvidándose de María Magdalena que según rezan los evangelios sería la justa representante de las víctimas del maltrato femenino, más mujeres seguían siendo asesinadas por sus parejas. Mientras los romanos que personificaban a los de entonces, rodeaban al joven y guapísimo actor que interpretaba magistralmente el papel de Jesús, arrastrando su cruz sobre los pedernales húmedos de la plaza, cayendo con fuerza sobre ellos, arañándose las piernas desnudas y desollándose los nudillos amoratados y gélidos, cientos de presos políticos, como él, aún seguían en las cárceles víctimas de torturas y vejaciones, en pleno siglo XXI.
Como si nada hubiera pasado, como si todo siguiera igual y lo único que hubiera cambiado fueran las vestimentas, el léxico utilizado, y la lejanía de los hechos en el tiempo, junto a las comodidades y los avances tecnológicos y científicos, y estos nos hubieran hecho más insensibles a las penurias ajenas, a la verdadera esencia de la vida, todos nos dejábamos llevar por el tumulto, por lo hermoso del lugar y la escenificación de unos hechos sucedidos hace veinte siglos, olvidando que otros hombres, en otros lugares, aún siguen padeciendo los mismos calvarios, las mismas privaciones, las mismas torturas, aunque estos no se llamen Jesús ni su madre sea virgen.
Mientras el tendero preparaba la caña para que mi hija se la trajera a casa como souvenir, el hombre viajaba al espacio alejándose de la Tierra y hacía lo que siempre ha hecho el ser humano, perder la perspectiva de lo que realmente es valioso, saber colocar la sal y la pimienta sin que éstas se junten con la comida, sin que se desparramen en las alforjas. Como le sucede a la conciencia social, que a medida que pasa el tiempo está más desparramada.
© Antonia J Corrales
*Artículo emitido en Radio Villalba, programa matinal: "Calle Real". Espacio: "Desde el pico del águila"
¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.
Albert Einstein

Sólo se salvaron el cobrador del frac y el interventor

Cuando el dinosaurio abrió los ojos, los políticos seguían estando allí, y no solo eso, seguían prometiendo las mismas cosas.
Era lunes, sí, volvía a ser lunes, lunes de cuaresma. No se podía comer carne y encima le habían quitado una hora de sueño .Por lo que el dinosaurio, que era un Velociraptor, somnoliento y muy mosqueado, miró, con expresión de no saber qué pasaba, al hombre que permanecía dormido a su lado haciendo guardia para que los ocupas no entraran en su vivienda de protección oficial adjudicada, pero no entregada. Varios jubilados esperaban a que los empleados del gran almacén, que se asentaba sobre un terreno pecuario súper recalificado, sacaran los productos que habían caducado porque las ventas habían descendido y la deflacción tampoco había surtido efecto. El grupo de ancianos contemplaba al dinosaurio, más aterrorizados que los días en que veían el importe de su pensión.
Los parados, que guardaban turno con una hora de retraso porque, al llevar dos días en la cola, habían olvidado adelantar sus relojes, vieron la escena con intranquilidad y, por unos momentos, pensaron que las cosas... ¡Sí podían ir a peor! El dinosaurio sintió el revuelo a su alrededor y miró al hombre que aún permanecía dormido, abrió la boca y lanzó un gruñido que dejó a todos inmóviles, menos al cobrador del frac que se asentaba en el rellano de la entrada a una urbanización de lujo escuchando, por el reproductor de sonido, “Extremo duro” como preparación copiada de los soldados estadounidenses antes de la batalla, mientras arrugaba el aviso de cobro de la tercera letra del coche y se preguntaba cómo iba a cobrársela a sí mismo.
Los agricultores, los ganaderos, los estudiantes que se manifestaban en contra del Plan Bolonia, los antiabortistas, los antitodo, que iban en manifestación hacia la Moncloa, juntos pero no revueltos, se bajaron de la línea de metro que se ubicaba frente al dinosaurio, hartos de los parones que estaba generando la huelga. Junto a ellos iban los representantes sindicales, que hasta ese momento habían estado echando la siesta a la espera del "cambio horario". Aterrorizados se miraron unos a otros, hasta que alguien dijo:
-El que abra la boca o corra es un antipatriota”
A ello le siguió el clamor de la sabiduría popular, que gritó :
-¡Marica el último!
La estampida fue de 7,9 en la escala de Richter y se llevó con ella el sistema. El dinosaurio contempló la debacle con la misma expresión que los espectadores del “Diario de Patricia”, sopló sobre el hombre que seguía dormido al lado de la entrada de su casa de protección oficial, adjudicada pero no entregada, a la espera de una respuesta de éste ante lo que contemplaba y no comprendía.
Los helicópteros sobrevolaban la zona y los hombres del tiempo daban su previsión al gobierno local para que pudiesen tomar medias con antelación y así evitar una catástrofe mayor que les diese más horas de trabajo en el Congreso, perjudicando con ello sus otros empleos.
El hombre, al sentir el aliento, primero bostezó, luego se estiro, cambio de postura, abrió los ojos, miró al dinosaurio y dijo señalando a los políticos que se habían concentrado en la zona para explicar las medidas a tomar ante aquel desastre:
-Gozila, no les eches cuentas, ya te he dicho, muchas veces, que los Reyes Magos son los padres.
A lo que un interventor de Cajas de Ahorro que se había salvado del tumulto, porque todos le esquivaban, replicó:
-Ya no se llaman así, ahora se llaman Papa Noel, pero siguen siendo los mismos. Nosotros ya lo sabíamos, pero no íbamos a quitarle la ilusión a Dino…
Ya sabemos por qué el dinosaurio aún seguía allí: Aún no se ha recuperado del susto.
© Antonia J Corrales

Amanece, que no es poco

Piensa en lo importante que eres para muchas personas y lo importantes que son ellas para ti. Después, actúa en consecuencia. Entonces te darás cuenta de que el resto de historias son banalidades, porque lo importante es que ellos y tú sigáis estando aquí.
© Antonia J Corrales

No hablemos de política

Lo del accidente del Yakovlev sigue siendo una auténtica vergüenza, por definirlo de alguna forma.
Las declaraciones de la ministra Chacón no tienen desperdicio si hablamos de meteduras de pata a lo grande.
El PP sólo recoge flores para el entierro político del PSOE sin darse cuenta de la enfermedad terminal que padece su propio partido.
La ampliación de la ley del aborto necesita una ampliación; una revisión y un poco de coherencia con el resto de artículos del Código Civil, me refiero a la polémica sobre los 16 años, ¡qué manda narices!
Chávez vuelve a la carga. ¡Qué pesado!
En Estados Unidos a los huertos de toda la vida los llaman cultivos orgánicos.
¿Manda narices, o no manda narices?¡ Ah!, que no se dice así, que es : ¡manda huevos!
Antonia J Corrales
Cuando el hombre abrió los ojos, no sólo el dinosaurio aún seguía allí, también era lunes:
-Lunes otra vez- exclamó, y volvió a cerrar los ojos.
Moraleja: lo bueno si breve dos veces bueno, más cuando se trata de los lunes.
Antonia J Corrales

Presentación del último libro de relatos de mi amiga, Adriana Serlik, a quien he tenido el placer de hacerle el prólogo


Tenemos el placer de invitaros a la presentación del libro HAZ DE LUZ de Adriana Serlik.
Será el miércoles, 25 de marzo, a las 20´00 horas en AMBRA LLIBRERIA de GANDÍA (Valencia), Av. Alacant, 12. Tfno: 962 87 82 52 .
Presenta el acto: Lluis Romero, Director de la Universidad Popular de Gandía.
Intervendrán: Agustín Sánchez Antequera (editor), Maite Sastre y la autora.
Prólogo de Antonia J Corrales
(Si queréis leer parte del libro, basta con pinchar sobre la foto de la portada que está en el blog, bajo el logo de: "comentarios de libros")

Inquietante y real como la vida misma

La nueva novela de mi amiga Clara Tahoces. No os perdáis la entrevista en Milenio 3. Abajo está el vínculo para que podáis escucharla.

Entrevista: http://www.elpais.com/audios/cadena/ser/trasplantes/organos/Milenio/elpaud/20090315csrcsr_4/Aes
"La casualidad es, quizá, el pseudónimo de Dios cuando no quiere dejar su firma"
Teophile Gautier

El lince ibérico y la berrea del ciervo

Aún recuerdo con precisión como hace apenas un suspiro ser madre soltera era considerado un pecado mortal, cómo esta Iglesia que se alza escandalizada en contra del avance de la Ciencia, las marcaba y separaba, cómo eran obligadas a esconder su embarazo, algo que hoy sigue sucediendo en muchas familias carentes de cultura. En muchos casos ese pecado, la vergüenza de haber cometido una acción que les llevaría, cuando menos, al repudio social era lo que les hacía abortar. Abortaban por no dar un disgusto a sus padres que serían señalados, abortaban por la vergüenza que les hacían sentir, por esa marca que duraba incluso hasta el día de su boda, a la que tenían que asistir vestidas de negro. Abortaban en condiciones insalubres, peligrosas, degradantes hasta decir basta. Algunas se casaban obligadas, aguantaban los malos tratos boicoteadas por una moral falsa y pendenciera. Una moral que muchos de los que la preconizaban no cumplían, ni cumplen, cuando estaban o están entre “bambalinas”. Se convertían en seres desgraciados, marcados por unos condicionantes religiosos totalitarios cuyos tentáculos llegaban hasta las más altas esferas de la política y la sociedad. Y, ahora, los que antes castigaban y siguen vetando esos embarazos, porque, no nos engañemos, para la Iglesia católica aún sigue siendo pecado mantener relaciones previas al matrimonio, tener hijos fuera de él, incluso volverse a casar sin el permiso de unos tribunales que se alzan como poseedores de la única verdad. Para algunos de ellos, ser madre soltera, aún sigue siendo un pecado, un motivo para la repudia social, casi un crimen que siguen utilizándolo para condicionar y dominar. A la Iglesia católica le importan un bledo los condicionantes, los motivos, las repercusiones, los daños colaterales, porque algunos de sus miembros doctos en la manipulación mental, ven peligrar sus cetros. No nos engañemos, sólo hay un tema a debate, una única cumbre a conquistar en todo esto: el poder.
De igual forma pasó con los homosexuales, a ellos se les veto y se les veta, el derecho a ser felices, a elegir. No importaba que durante años tuvieran que ocultarse, casarse, engendrar hijos obligados por unos “mandados” dictatoriales y contranaturales. No importaba que fuesen infelices e hicieran infelices a otros. A los seres vivos que les rodeaban, a esos seres vivos que tanto dice proteger esta Iglesia católica que ahora se alza como defensora de una vida que aún no es tal. La Iglesia católica se olvida, o quiere hacer que olvida, que no todos profesamos esa religión y que ella debería tener voz y voto sólo para los que están en sus filas. No recuerdo bien ahora que religión es pero me viene a la memoria una de tantas que no deja a sus fieles hacerse transfusiones de sangre, entre otras muchas cosas. Es, si cabe, una medida más en contra del avance de la Ciencia. De esa Ciencia que cada día está más emparentada con Dios. Sí, por supuesto, con el Diablo también. Es evidente que todo tiene dos caras, pero las caras están en manos de quién las elige y dioses y demonios hay en todos los ámbitos, en todos.
¿Se han preguntado ustedes por qué la Iglesia tiene tanto miedo a la Ciencia? Cómo dice uno de los personajes de mi última novela, “La décima clave”: “Si Dios no hubiera querido que Eva y Adán comieran del Árbol de la Sabiduría, le hubiera bastado con quitar el árbol de allí, pero no lo hizo…”
A este paso tendremos que ponernos todos el cilicio. Sí, no se rían, visto lo visto, todo es un ser vivo, incluso antes de ser.
Pobre lince ibérico, ni idea tiene de lo que se le viene encima. ¡¡¡Qué "aberroncho"!!!
PD: Por máximas de extensión me dejo mucho en el tintero.
© Antonia J Corrales

El hedor de la injusticia

Han pasado muchas cosas desde mi última entrada, entre ellas, el tiempo ha cambiado para mal. El sol se nos ha vuelto a ir. Quizás avergonzado por muchos de los acontecimientos actuales vuelve a esconderse tras las nubes de la nueva borrasca que cubre la piel de toro.
En estos días he tenido muchas veces la tentación de explayarme, como dice mi madre: en “condiciones”, pero el trabajo, la prudencia y la desidia que me produce ver siempre lo mismo, día tras día, han hecho que me contuviese y me tragase mi rabia.
Aún y así me quedan resquicios de esa sensación de impotencia y cabreo ante lo inhumano. Resquicios que me hacen recordar a Richard Williamson poniendo en duda el Holocausto Judío, la existencia de los campos de concentración y un sinfín de atrocidades, que no tenían que haber sucedido nunca y que nunca debemos olvidar, precisamente para eso, para que no vuelvan a ocurrir. Me sobran palabras para definir a este individuo, pero no pienso trascribirlas en mi blog, prefiero que las imaginen. Son ustedes muy inteligentes y no errarán.
Día tras día tengo a la vista la foto de Marta del Castillo, cuyo cuerpo aún sigue sin aparecer, cuyos presuntos asesinos, no olvidemos lo de presuntos, no lo olvidemos o nos lo recordarán, aún siguen sin ser culpables y de ser declarados como tales: veremos por cuantos años lo son. De igual forma, el rostro, de expresión suplicante, del padre de una de las niñas de Alcásser, Fernando García, da vueltas en mi retina, devolviéndome al pasado. Recuerdo aquellos días, la presión mediática sobre las familias, la búsqueda de los cuerpos, los detalles escalofriantes del sumario, la desesperación de los padres, de Fernando y de los otros a los que también les asesinaron de forma diabólica y monstruosa a sus hijas. La impotencia que, Fernando García, mostraba entonces y la sumisión que muestra hoy. Como intenta, como suplica, que no se le juzgue como a un criminal. Me escandaliza la pena que se pide para él: 16 años. Me escandaliza y horroriza, al tiempo que me produce inseguridad, el hecho de que uno de los declarados culpables del asesinato de su hija se pueda ver en libertad mientras este hombre, este padre, cumpla condena por injurias y calumnias que propició en un momento emocional en el que cualquiera puede calumniar, injuriar e incluso atentar contra uno mismo por puro dolor, desesperación e impotencia: porque le mataron a su hija. Me avergüenza ver a este hombre suplicante mientras muchos delincuentes, como ése padrastro que cumplía condena por abusos continuados a su hijastra desde los 6 hasta los 14 años, ha sido puesto en libertad y perdonado por la madre que, teniendo las pruebas forenses, aún tiene el valor de decir que duda de la culpabilidad de su pareja y lo declara frente a una cámara de televisión como si tal cosa. Me avergüenza que aún sigamos pidiéndole a las víctimas que demuestren que lo son, que llamemos presuntos a los que se declaran autores materiales de los hechos, que haya que pedir al gobierno un indulto para una madre que dio un bofetón a su hijo, mientras muchos violadores, pederastas y pedófilos campan a sus anchas amparados por la ley.
Esto es sólo una brizna de la basura que nos invade y que produce un hedor insoportable, tan insoportable que a servidora, a veces, le dan arcadas al escribir.
El sistema está enfermo y nuestras leyes deberían ponerse en cuarentena mientras son sometidas a un buen chequeo legislativo, que falta les hace.
© Antonia J Corrales

A mi chico

"Te conocí. Me hallaste. Coincidía tu gemido amoroso con mi grito y porque tengo todo de ese día ya ni mi vida, ni mi muerte necesito"

*fragmento del poema "Amor" de Griselda Álvarez Ponce de León. Antología: "Estación sin nombre"

Etimología

-¡¡¡Política caca!!!
-Pedrito, no digas eso.
-Caca, mamá, caca y más caca.
-Eso está mejor. No vuelvas a repetir "política", sabes que es una palabrota.

© Antonia J Corrales

*Etimología:Origen de las palabras, razón de su existencia, de su significación y de su forma.Interpretación espontánea que se da vulgarmente a una palabra relacionándola con otra de distinto origen. :) (dos de las acepciones)

Hechizo de luna

Estás cansada, sueles decirme acariciando mis mejillas, mirándome fijamente con expresión de curiosidad, como si nunca hubieras visto ese gesto de fatiga que achica mis ojos. Tal vez sea eso, el cansancio, lo que oprime mis venas haciendo que mi pulso se agilice más de lo habitual y con él mis pensamientos. Esas reflexiones que me aturden, las mismas que hace días me persiguen como rateros en busca de su botín. Las que repiten cargadas de melancolía, que es peligroso dejarse abatir.

Ayer te perdiste la luna nueva en la mañana, frente a la carretera, nívea y enorme como aquella que hechizaba a Cher. Esa luna que comparte amaneceres con el sol, que cobija mis nostalgias, mis silencios, mientras la radio suena en el coche. Mientras los mismos de siempre nos cruzamos en los mismos caminos, en las mismas carreteras comárcales y nacionales, en el trayecto casi autómata del maldito y atestado autobús, donde, día tras día, te pienso. Algunos hasta nos sonreímos, ajenos a nuestras vidas, a nuestros nombres, a nuestro cotidiano ir y venir. Nos sabemos, nos intuimos e incluso nos echamos en falta.

El cansancio…, quizás tengas razón y sea eso lo que me obliga involuntariamente a cerrar los ojos buscando tus manos en vez de tu cuerpo. Sí, quizás sea él, el abatimiento, el que hace que los días se sucedan ajenos, inhabitables, hasta desfallecer en la penumbra, en el cálido letargo, que da paso a cada anochecer.
© Antonia J Corrales

El que no corre, vuela

Las autoescuelas también deben estar en crisis porque ahora no se les ha ocurrido nada más "gracioso" que proponer que los conductores que tengan que renovar sus permisos se sometan a un examen teórico para validar el carné. Según estos empresarios y su personal estudio de mercado, la gente no tiene ni idea de señales y normas de circulación. Y es que la circulación es como la lengua: todos los años se inventan, se suprimen y varían conceptos gramáticos; pero no por ello dejamos de saber escribir.
Ya que estos señores se toman "tan en serio" los niveles de conocimiento de los conductores españoles; los conductores españoles proponemos que si ha lugar dicho examen, no sean las autoescuelas las que se encarguen de hacerlo, sino tráfico y, por supuesto, que el coste sea gratuito y que se contrate personal para desempeñar dichas funciones de valoración. Así, contribuiremos a la reducción del paro. Con ello, ya no serán sólo las 31.000 obras que, según el presidente, se van a poner en marcha las que solventen la recesión que tenemos.
Además, sería conveniente que las preguntas de los exámenes se sometieran, antes de ser validadas para las pruebas, a un control lingüístico ya que el problema de la mayoría de los examinados no es que no sepan la respuesta, sino que no hay dios que entienda la pregunta.
Y poniéndonos a validar títulos y permisos, imagínense ustedes la que montaríamos si los médicos, los técnicos sanitarios, los abogados, los programadores, los arquitectos, los aparejadores... y un largo etcétera, de profesiones y carreras que se ven sometidas a innovaciones y avances constantes tuvieran que validar sus títulos o permisos, como pretenden hacer con los conductores. Puntos "pensativos"... Pues eso, un caos. Ahora que como en este país se lleva mucho eso de : A río revuelto: ganancia de pescadores. Pues "na", a revolver se ha dicho.
Artículo emitido en Radio Villalba el 10 de febrero de 2009
http://callerealradiovillalba.blogspot.com/
© Antonia J Corrales
La entrada "La política y los géneros literarios" puede ir aumentando progresivamente para así dar cabida a los innumerables, llamémosles, despropósitos de nuestros políticos.
Por si alguien no se ha enterado aún:

El Fondo Monetario Internacional ha dicho hoy, 29 de enero, que estamos en recesión.

Pero no se me depriman que al menos tenemos algo bueno y distinto del resto:

Las balas españolas no matan.

La política y los géneros literarios

"Bien analizada, la libertad política es una fábula imaginada por los gobiernos para adormecer a sus gobernados"
Napoleón Bonaparte

Ciencia ficción al más puro estilo de Hollywood:
"La armas españolas no han matado a palestinos y si lo han hecho ha sido a poquitos"

Auto-ayuda:
"Para superar la crisis hay que tener esperanza, ilusión, trabajo, esfuerzo, confianza…"

Parasicología:
"Como vamos a predecir lo que no se predijo porque los que debían predecirlo no lo predijeron para que lo pudiésemos predecir… "

Tragicomedia:
" No dije que prometiese, dije que lo intentaría"

Guión, tipo hombres de Paco :
"Una de las cosas que hay que hacer para superar la crisis es esquiar en Sierra Nevada en vez de en los Alpes"

Ensayo:
"Los que tienen un puesto de trabajo deben consumir. Los parados tener paciencia y formarse"

Intriga histórica:
"Todo comenzó en E.E.U.U"

Narrativa de intriga:
"Estamos en ello"

Policíaco:
"En mi época esto no pasaba; al que intentaba espiar, le cascaba"
Histórico:
" Es la peor crisis financiera desde la II Guerra Mundial"
Pasquín:
"Si quieren ustedes llamarnos tontos, dennos pan antes de hacerlo. Al menos así nos tendrá cuenta que nos traten como si lo fuésemos y, lo mismo, hasta nos dejamos"



Nota a pie de página:
Ay!!!!, si Gómez de la Serna y Quevedo, levantaran la cabeza, las maravillas que escribirían en estos momentos, ¡¡¡qué pena!!!
Información very important: los datos de esta entrada están basados en hechos reales después de un arduo trabajo de audición y visión por parte de la autora que la tiene en overflow a causa de lo extrapolado de los hechos descubiertos.
© Antonia J Corrales

El sonido del recuerdo en las cuerdas de una guitarra

Aquí os dejo el enlace que me ha pasado "Huelva flamenca". Es del documental que están editando sobre "El niño Miguel".

Siempre te querré

Si queréis leer mi relato corto: "Siempre te querré", publicado en la revista Gibralfaro de la facultad de Málaga, pinchar sobre el enlace:

http://www.gibralfaro.uma.es/narbreve/pag_1494.htm

Coherencia



Era un gran danés negro, un hermoso dogo, al que mi esposa bautizo como Nieve. Nunca estuve de acuerdo con el nombre, pero ella, taxativamente, omitiendo mis requerimientos, se negó a cambiarlo. Incluso, desaforada, llegó a amenazarme con darle una mano de pintura blanca al can si yo seguía insistiendo en mis propósitos. Soy una persona rígida en los conceptos lingüísticos, coherente, y tener un dogo de sesenta kilos, negro carbón, llamado Nieve, afectó a mi estado emocional. Era tal mi disconformidad con el nombre que me sentía incapaz de llamar al animalito y le dejaba correr a su libre albedrío por no pronunciarlo. Además, el perro, el muy indolente, no respondía por otro apelativo, ni tan siquiera lo hacía bajo alguna onomatopeya.
Sin embargo, esto no fue lo que hizo que mi vida diese un giro tan trascendental, porque yo, antes, ni tan siquiera vestía como usted me ve ahora. Jamás se me hubiera pasado por la cabeza vivir de esta forma, hacer lo que hago, pero los acontecimientos me obligaron a ello.
Un mercachifle se instaló en el piso contiguo al nuestro y trajo con él un siamés fiero y enorme, tan grande como un lince ibérico, al que llamaba Ratón. Aquello fue como un golpe bajo que unido a la enajenación de la vieja bruja del quinto, que bautizó a su Chiguagua como Godzilla hicieron el resto. Fue entonces cuando cambié mi nombre y mi primer apellido: Justo Respetable, por el de Jack el Destripador.
Debe disculparme, me senté a su lado, en el único hueco de este maldito tren y le he soltado esta perorata sin tan siquiera dejar que se presente. Dígame, usted, ¿cómo se llama?
© Antonia J Corrales