¿Provocó el HAARP el terremoto de Haití y el de China?


Aquí os dejo dos enlaces en los que se habla del terremoto de Haití y la supuesta relación del HAARP, el proyecto tecnológico estadounidense en el que está basada mi novela LA DÉCIMA CLAVE.



¿Estaremos todos locos o las coincidencias son demasiadas? Creo que si Tesla levantara la cabeza nos daría una respuesta que a muchos no les dejaría conciliar el sueño.

No afirmo que el HAARP, en esta ocasión, sea el artífice de la catástrofe, pero sí que el HAARP puede provocar la misma o mayor catástrofe. De ello hay pruebas documentales y testimoniales. La existencia del HAARP y sus posibles aplicaciones, terribles aplicaciones, no forman parte de ninguna teoría conspirativa, son una realidad tecnológica. Es evidente que a muchos les interesa que se vea como una ficción, una conspiración inventada por unos cuantos, pero el HAARP, es una realidad, al igual que su potencial destructor que puede modificar la ionosfera, entre muchas más cosas. Antaño la pólvora era brujería, y si en el siglo V alguien hubiese dicho que tenía la capacidad de ver el cuerpo humano a través de una máquina, no le hubiesen creído o le hubiesen quemado en una hoguera.
¿Por qué hay que creer que el hombre viajó a la Luna y no en el poder del HAARP que está documentado y experimentado? 

© Antonia J Corrales










4 comentarios:

Anika dijo...

¿Aquí no hay una manita donde poner ME GUSTA como en facebook? :)

ANIKA

Gemma Nieto dijo...

¿La verdad? ¿Existe? Imposible saberlo. Acaso, nuestras ideas "conspiranoicas" no están tan lejos de esa verdad. Bs.

B. Miosi dijo...

Creo en la ciencia, hoy en día, tienes razón, hay muchas aplicaciones e inventos que antes ni en sueños. La prueba: Internet.

El HAARP pudo haber provocado el terremoto en Haití? es posible, así como también todos los huracanes que destrozan los Estados Unidos año a año. ¿La finalidad? me imagino que se encuentra en El décimo secreto.

Un abrazo, Antonia!
Blanca

Antonia J. Corrales dijo...

Sí existe Gemma, el HAARP, es real.
Blanca, la finalidad es tan vieja como la existencia de nuestra propia especie.
Gracias Anika!!
Besos para las tres.