Perseguir un sueño


No hay nada más emocionante para un escritor, aparte de cuando los lectores te hacen llegar sus comentarios o te piden amistad, que el momento en que tu libro llega a casa, a tus manos. En esta ocasión es para mí aún más emocionante que el resto de veces. No soy nueva en estas cosas, en mi haber cuentan varias publicaciones en editoriales importantes y mis ventas fueron fiel  testigo de muchos lectores que sin conocerme apostaron por mi trabajo, por una escritora novel, novel y escritora, todo un reto el atreverse siquiera a asomar la punta de la nariz en el sector. Pero desde siempre supe que llegaría, que era y había nacido para ello y no desistí, aunque apunto estuve de hacerlo.   Recorrí un camino de rosas y espinas. Comencé sin ser nadie en el mundo literario, dando mis primeros pasos casi a ciegas, sin lazarillo, sin una guía práctica y con muchas y variadas zancadillas que tal vez algún día cuente en algún libro. Y llegué, y vendí, bastante, y seguí porque quería hacerlo mejor, aún mejor, siempre mejor. Estoy orgullosa de mi trabajo, de que nadie me haya regalado nada, de que todo lo haya conseguido con pico y pala, por merecimientos propios. Con ellos llegué a los blog a las redes y allí encontré el apoyo de muchas personas a las que mi trabajo les gustó y lo difundieron. A todas ellas quiero darles las gracias, es evidente que sin su apoyo mis obras no hubieran alcanzado la repercusión que ahora tienen.  Muchas de ellas, sus nombres, sus frases , están en la cubierta de la edición de En un rincón del alma, editada por B bajo el sello Vergara  que estará a la venta el 12 de septiembre, la próxima semana. Muchas de ellas saben lo especial que es esta obra para mí, porque aparte de que la obra es privativa en sí, tiene mucho detrás de sus páginas, en cada uno de sus renglones, en sus personajes. Mucho mío y de todas las mujeres, de todas. Pero no solo eso, tiene un camino de rosas y espinas que la hace única. Es el hijo más débil que tuve, del que todos decían no tener posibilidades y al que conseguí llevar a lo más alto. Es el patito feo que se convirtió en cisne. Mi Eduardo manos tijeras, una historia de seres  humanos, sin más.
 
Como decía,   esta edición de En un rincón del alma por B- Vergara de la mano de Ernest Folch,  Lucía Luengo Martínez , Carmen Romero, Ilu Vilchez, Mercedes López Molina y el resto del equipo de B, B de Books y Vergara es especial para mí , no solo por lo que la obra significa, sino por todas las personas arriba mencionadas que forman parte del equipo de B, por su complicidad desde el primer instante en que nos conocimos. Por demostrarme que sí, que existen editoriales con equipos fantásticos que creen en su trabajo, que consideran a los autores creadores y que valoran lo que tienen entre manos.  Ellos me han demostrado y demuestran que soy parte de la editorial, y eso, señores, eso es muy difícil, vaya que si lo es.    

Antonia J Corrales
 
 

7 comentarios:

Jesus Zamora Bonilla dijo...

Enhorabuena.
Aprovecho de paso para hacerte una pregunta de escritor novel: ¿cómo te las apañaste para conseguir que la editorial se fijara en tu novela?

Carmen Grau dijo...

Muchísimas felicidades, Antonia. Me alegro mucho, de corazón. Y me encantaría leer ese libro que quizás algún día escribas sobre cómo llegaste hasta aquí. Un abrazo.

Antonia J. Corrales dijo...

Hola, Jesús. No hay truco ni manual. Fueron los lectores los que pusieron la obra en el número 1 de Amazon durante dos meses. Hubo varias editoriales interesadas en ella, pero me decidí por B de books. Su equipo me encandiló desde el primer momento. Los lectores siempre tienen la última palabra.

Antonia J. Corrales dijo...

Gracias, Carmen, sé que te alegras. Algún día seguro que lo lees, está ahí, en proyecto :) Mil gracias por pasarte por mi blog

Paco Gómez Escribano dijo...

En realidad, eres una monstrua. Y todo lo que te ocurre es porque escribes muy bien. Un beso.

Antonia J. Corrales dijo...

Gracias, Paco, tú si que eres un crack. Viniendo de ti , profe, es todo un honor y orgullo. Mil gracias! Eres un cielo. Qué ganas de tener tu próxima novela ya, no queda nada!

Pilar Alberdi dijo...

Enhorabuena, Antonia.
Merecidísimo el éxito.
Un abrazo.