La línea seis

Entablaron conversación en la línea seis, tras un parón en la calle novena que tuvo el tráfico retenido más de media hora. Ella le contó que en aquellos momentos grababa datos para un banco, que sus jornadas eran largas y tediosas, que su horizonte se limitaba a un póster de las islas Bahamas rescatado de una revista especializada en agencias que ofrecían viajes baratos. Le dijo que echaba en falta poder abrir las ventanas y dejar que el aire le rozase la piel, pero aquello era un edificio inteligente. Incluso, tras un suspiro, tras una lágrima furtiva que escapó de sus ojos, se atrevió a decirle que desde hacía unos años sentía de cerca la soledad.
Él le habló de su mirada de menta, de sus labios rojo carmín, de lo joven que estaba a pesar de los años habidos, de los planes, de la música de Silvio y Milanés.
A partir de aquel día se fueron sucediendo otros más. Durante el recorrido hablaban de sus hijos, de los problemas profesionales, de la soledad, entrelazaban sus dedos, e incluso se besaron ante el estupor de algunos.
Lo hicieron hasta que ella fue trasladada a otra sucursal y tuvo que dejar la línea seis por la nueve, justo dos manzanas más alejada. Desde entonces sólo conversan unos minutos después de la cena, justo antes de acostar a los niños. Después, él dormita en el sofá del salón mientras ella da los últimos retoques de antiarrugas a su rostro.
No hay tiempo para más.
© Antonia J Corrales

6 comentarios:

raquel perez nogales dijo...

Que forma de contar toda una vida en unas pocas palabras. Me ha gustado mucho, pero como siempre quisiera que la historia continuará.
Un beso.

Juanma dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhh...qué cosa tan alucinante. Cada día me gusta más leerte, querida mía. Me vuelve loco de la "mirada de menta".
Ay, por qué me costará tanto trabajo a mí encontrar historias...dame una pista, por favor.
Un besazo. (mañana te envío al correo el PUNTO DE SUTURA).

Juanma dijo...

Fe de erratas: "me vuelve loco LO de..."

Juanma dijo...

Cuando digo dame una pista no me refiero a que me des ideas, me pregunto por qué tengo esa dificultad.
Un beso.

Antonia J. Corrales dijo...

Gracias Raquel! La verdad es que la historia da para más, pero digamos que los textos que cuelgo aquí, los mismos que radio en "Desde el pico del águila" Radio Villalba, pretender ser una síntesis que permita "seducir" al lector y sacarlo de lo cotidiano sin que pierda vista y mucho tiempo. Son titulares de muchas historias.
Como los maravillosos cuadros de tu blog:
http://nogalarte.blogspot.com

A ver si te haces la fotico y te pongo en el mío.
Besos,
Antonia J Corrales

Antonia J. Corrales dijo...

Juanma, "te se entendió to" , no te preocupes...:)

Creo que no tengo que decirte "más na" tú sabes de sobra que no tienes dificultad alguna. Tal vez te "encasquilles" porque la línea de los artículos de opinión es totalmente diferente a la narrativa literaria. Suele suceder. Es como cuando haces mucha lírica, te pones con la prosa y... colega!!! todo te rima de una manera pasmosa, hay que jo...se!!
Besitos,
Antonia J Corrales